3 cosas que he aprendido en mi primer año sin jefe

Esta semana celebro un año sin jefe.

Un año desde mis últimas clases de empresa.

El año pasado, trabajaba en el Banco de España… una importante institución con un impresionante edificio en la calle Alcalá, aquí en Madrid.

Yo daba clases a los ejecutivos ahí dentro.

Fue una cálida mañana como ésta que tomé el autobús hacia el centro para mi último día… llegué un poco antes y pude darme una vuelta por la calle, todavía mojada por el paso de los camiones de limpieza.

Y mientras caminaba, contemplar qué estaba haciendo con mi vida.

A las 8 de la mañana, tocan las trompetas en el Cuartel General del Ejército, que era mi señal de ir a clase.

Unas horas más y se terminó.

¿Cómo había llegado hasta aquí?

Bueno.

Es una larga historia. Cuando puse el blog hace más de 6 años, solo quería encontrar más estudiantes para mis clases particulares.

Después se hundió la economía española, y había que cambiar de modelo.

No sé como ha pasado, pero (después de una larga serie de errores) he llegado a ser autor de unos libros best-seller para estudiantes del inglés.

Y a vivir de hacer el blog, los videos en YouTube, los cursos online y lo demás.

Una cosa que aprendí hace años es la importancia de esta larga serie de errores.

Muchos estudiantes no quieren hablar inglés porque tienen miedo a equivocarse. Pero créeme: si tienes miedo a cometer errores, la mejor solución es ir a cometer 3 veces más errores.

Ya verás que no pasa nada. Y que aprenderás más de los errores que de cuando “todo va bien”.

En todo caso, hoy, con motivo de mi primer año sin jefe, voy a compartir 3 cosas que he aprendido en los últimos tiempos:

1. El poder de los pequeños propósitos

Ha sido un año algo difícil, pero muy interesante.

Y he llegado. No he tenido que volver a las clases de empresa. No me he muerto de hambre.

Lo he conseguido.

Y todo ha sido posible gracias a dos cosas:

  • Mi hábito diario  de ponerme objetivos pequeños y claros.
  • El haber desarrollado la constancia para conseguirlos.

A mi me gustaría tener una gran visión al largo plazo.

Envidio mucho a la gente que con 19 años ya sabe exactamente qué quiere hacer con su vida.

Pero nunca he sido así. Con 19 años dejé la universidad porque no quería hacer nada, aparte de ver el mundo fuera de Arizona.

Acabé trabajando de cajero en un supermercado. Luego en una cafetería Starbucks.

No pensaba que iba a llegar muy lejos en esta vida.

Y los “adultos” en mi alrededor me aseguraban que sin terminar la carrera, iba a ser un perdedor para siempre.

“Perdedor” es el peor insulto que puedes hacerle a un americano.

Y lo era.

Pero incluso en aquel momento, tenía propósitos.

Eran ambiguos y muy mejorables, pero mejor que nada. Y con los años he aprendido cómo hacerlos más claros y específicos. Véase mi video sobre los objetivos SMART.

Realmente funciona. Te lo prometo.

Y véase también mi artículo sobre cómo planificar tu semana.

Todavía lo hago cada domingo por la tarde. Y así tengo un plan para hacer algo cada día, más o menos… y este plan me va acercando, día a día, a mis propósitos para la semana, para el mes, para el trimestre.

Y poco a poco voy llegando a… algún sitio.

Todavía no sé dónde.

daniel welsch círculo de bellas artes madrid

Las vistas desde el Círculo de Bellas Artes en Madrid. Foto de Gloria Atanmo.

Otra cosa que he aprendido este año…

2. Puedes no hacer mucho en un día, pero conseguir un montón en un año.

Dice Tim Ferriss que tenemos una tendencia a sobreestimar lo que podemos conseguir en un día.

Pero que también tendemos a subestimar lo que podemos hacer en un año.

Y en mi experiencia, es verdad.

Estudias un par de horas un día, y no ves mucho progreso. Pero con constancia, haces lo mismo a lo largo de un año, y verás cuánto progreso.

Mucha gente se siente desanimada un día o dos de clase, no entiende un tema nuevo… y decide dejar el inglés hasta el año que viene.

Mala estrategia.

Siempre se consigue más con la constancia.

Y un propósito grande se compone de muchos propósitos pequeños. Lo único que puedes hacer es empezar… hoy.

En mi caso, algunos días estoy aquí luchando con problemas técnicos, o formateando ebooks, o re-escribiendo el mismo artículo 10 veces, y no está muy claro qué he conseguido al final del día.

Quizá nada.

Pero con muchos días así, al final del año sí que he conseguido algo.

En el año desde que dejé la enseñanza “cara a cara” he:

  • Escrito 3 ebooks nuevos.
  • Visitado 6 países: Hungría, Croacia, Países Bajos, Reino Unido, Irlanda y Alemania – además de un par de sitios de España que no conocía.
  • Lanzado 2 cursos online (Objetivo Inglés y Inglés de Negocios).
  • Producido decenas de videos y artículos nuevos.
  • Tenido un par de libros en el #1 de los más vendidos en España.
  • Y mucho más.

¡Y eso que muchas veces siento que no hago nada!

Es, como dice mi amigo Anthony, el poder de los hábitos.

Mi “no hacer nada” normalmente consiste en escribir unos 2000 palabras al día – aunque todas me salgan mal. Y hacer un video o dos por semana. Y luego hacer lo que tengo que hacer para mantener las webs.

Y viendo el progreso que he hecho este año, estoy contento… aunque en ciertos momentos ha sido una lucha.

daniel welsch at cliffs of moher ireland

Cliffs of Moher, Ireland, en uno de mis últimos viajes. Lo que no se ve aquí: la lluvia helada y el viento.

Por último…

3. Hay que practicar la gratitud

Si hay algo que he aprendido en los últimos años es que siempre hay que agradecer lo que tienes ahora. De hecho, tengo un cuaderno donde lo apunto.

Intento hacerlo todos los días (y no siempre se consigue) pero es un muy buen ejercicio: apuntar cada mañana tres cosas que tienes que agradecer AHORA.

Eso te ayuda a vivir el presente y enfocar el cerebro hacia lo positivo… porque creas más de lo que tienes en mente.

Tus pensamientos se convierten en tu realidad.

Como dijo Buda, “Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado”.

Otro ejercicio igual de importante es ir apuntando tus pequeñas victorias. Y las grandes también.

En el momento que está pasando algo maravilloso, es fácil pensar que te acordarás siempre. Pero el tiempo pasa, la vida se interpone, y muchas cosas se nos olvidan.

Por eso apunto las victorias. Y en momentos difíciles, hago un repaso, y de repente me siento fenomenal.

El “lado oscuro” de tener tantos objetivos es que llegar a los objetivos no soluciona mucho, al final. Es el proceso que cuenta. Llegar a un objetivo u otro es lo de menos.

Si no estás feliz con lo que tienes ahora, es muy dudoso que seas feliz más adelante, cuando tienes más.

Hay que tener objetivos, eso sí.

Pero vivir también en el presente, y valorar todo lo que tenemos hoy.

Lo que puedes sacar de eso…

Estoy consciente en los últimos meses que para algunas personas estoy viviendo “una vida ideal”. Bloguero profesional. Puedo estar aquí en Madrid o en otro sitio. Así que viajo, no tengo jefe, no tengo horario.

Y no está mal.

Pero al final soy un hombre completamente normal. Aquí con el ordenador, el poder de Google y muchos libros para aprender todo lo que he aprendido.

Muchos días no me pongo pantalones hasta casi la hora de comer.

A veces no quiero hacer nada. Necesito dos cafés para dejar de procrastinar y hacer algo productivo con mi día.

Y no creo tener ningún talento especial como escritor. Simplemente lo hago y aprendo sobre la marcha.

Así que lo que quiero decir con todo eso es que puedes conseguir incluso tus propósitos más grandes, si tienes un plan y si haces el esfuerzo.

Y principalmente, si crees en ti mismo.

Incluso cuando era un “perdedor”, creía que podía hacer casi cualquier cosa si me esforzaba a ello.

Pero hoy en día recibo muchos correos de personas que dicen “Quiero aprender inglés, pero soy perezoso y no tengo constancia.”

Mi respuesta, en forma corta, es que tienes que mejorar tu imagen de ti mismo.

Y mi respuesta larga será otro artículo, que viene pronto.

Pero al final, todo depende de ti.

Buen aprendizaje,

Daniel.

P.D. Si no te has apuntado a Pasaporte al Inglés, ahora es tu momento. Son $16 US al mes (lo cual es mucho menos que una clase particular) y recibirás una nueva lección en video cada lunes, un PDF exclusivo al principio de cada mes, y más cosas que no estarán aquí en la web. Apúntate ya antes de que suba el precio, o pincha aquí para más información.

Click Here to Leave a Comment Below 11 comments

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close