Mi filosofía: 5 cosas que no encontrarás aquí

Hace tiempo, El País publicó un artículo sobre las “escuelas pirata”–academias de idiomas que han surgido últimamente debido a la “burbuja lingüistica” y que engañan de una forma u otra a sus estudiantes.

Por un lado, me alegro que un periódico nacional investigue una cosa así, pero por otro, no veo nada nuevo en lo que cuentan. Es lo mismo que pasa desde siempre.

Quizá ahora pasa un poco más, porque la gente necesita aprender el inglés sí o sí, pero créeme, que llevo muchos en eso: así es la industria.

Una cosa que me motiva a seguir trabajando aquí en la web es que me da una plataforma para contar la verdad sobre lo que funciona y no cuando uno quiere aprender un idioma–y así informar a mis lectores para que no caigan en las garras (¿los garfios?) de los “piratas”.

Así la gente puede tomar unas decisiones más informadas sobre dónde invertir su tiempo y su dinero. Y puede aprender lo que necesita saber sin gastarse el sueldo de años en el proceso.

En mi mente, la educación es una herramienta para ayudar a las personas a vivir mejor, y ayudar el mundo a progresar.

Y mi obligación como educador es de ayudar a mis lectores en todo lo que puedo, con estos propósitos siempre en mente.

lucio anneo seneca

Hablando de filosofía, este señor es Séneca, nacido hace unos 2000 años en Córdoba, entonces parte del Imperio Romano. Estoy leyendo su libro Cartas a Lucilio en estos días. También recomiendo Sobre la brevedad de la vida.

Entonces, hoy voy a aclarar un poco mi filosofía acerca del inglés y la enseñanza.

Para ello, he hecho una lista de cosas que nunca vas a encontrar aquí.

Son cosas que son bastante extendidos dentro de la enseñanza de inglés, por lo menos en España. Supongo que pasará más o menos lo mismo en América, donde también tengo miles de lectores al mes.

Así pues… ¡adelante!

1. Promesas que son imposibles de cumplir

El artículo de El País dice que hay escuelas que prometen llegar al nivel B1 en 100 horas de estudio (cuando una cifra más razonable sería el doble o más).

El mundo del inglés está lleno de este tipo de promesas–desde el libro de Ramón Campayo (campeón internacional de la memoria) que se llama Aprende inglés en 7 días hasta los métodos de 1000 palabras o los que prometen que aprenderás el inglés “en 6 meses y sin esfuerzo.”

A veces recibo correos de personas que intentan defender estos métodos, pero sólo me escriben para decir que estoy siendo negativo y “limitado en el pensamiento” o algo así.

Me llama la atención que escriben para criticarme, y no para hablar de su enorme éxito aprendiendo el inglés en tan poco tiempo… ¡Estoy todavía esperando!

Yo entiendo que se tiene que ser optimista al enfrentarse a los retos, pero también conviene un toque de realismo. Aquí utilizo de base la realidad científica y psicológica de lo que realmente funciona a la hora de aprender un idioma. No voy a hacer promesas que no puedo cumplir–claro, estaré perdiendo una parte del mercado con eso, pero prefiero ser sincero.

La diferencia entre mi libro 6 Claves Para Aprender Inglés y un libro como Aprende inglés en 7 días es que si compras mi libro, te da exactamente lo que promete el título–las seis habilidades clave que necesitas para hablar el inglés, y cómo mejorar en cada una. Si sigues los pasos, aprenderás el inglés. ¡Así de fácil! Pero claro, tienes que seguir los pasos.

2. Mentiras

Escribí un artículo hace varios meses de una conversación preocupante que tuve con una chica en la escuela de idiomas donde trabajo. La versión corta es que estaba pensando en irse a Reino Unido para aprender el inglés, pero los de International House le habían dicho que era mejor idea quedarse en Madrid y estudiarlo en International House. Una clara mentira para quitar el dinero (de hecho, mucho dinero) a una chica que no sabía en qué se estaba metiendo.

Esta forma de vender me parece fatal. Me pregunto como duerme por la noche alguien que tiene que mentir constantemente para ganarse la vida. Pero bueno…

Afortunadamente, ellos tienen sus trabajos y yo el mío, y aquí puedo decir lo que quiero. Me va bastante bien sin mentiras, así que sigo adelante.

3. Inglés españolizado

El inglés españolizado es otra cosa que se ve por todas partes. En la gramática y mucho más en la pronunciación, los métodos tienden a simplificar el inglés, haciéndolo más parecido al español.

Así no enseñan nunca la pronunciación correcta e inglesa de la H, o de la Z, o de palabras tan sencillas como would.

Esta estrategia es contraproducente a lo largo, porque pasas años aprendiendo un inglés que sólo se entiende entre hispanohablantes.

Muchos estudiantes llegan a mi clase y se espantan cuando explico, por ejemplo, que eat no es igual que it, ni sheep igual que ship.

Tienen mucha dificultad, tanto en pronunciar como en entender el inglés hablado, porque no saben diferenciar los sonidos propios del inglés.

Pero claro, si sus profesores no sabían o no querían enseñar la pronunciación, no es culpa del alumno. Mi idea (aunque no guste a todo el mundo) es enseñar un inglés auténtico desde el principio, para evitar futuros problemas de comprensión. Mejor hacerlo bien desde el principio, aunque parece costar más.

El inglés es un poco complicado justo por eso: porque no es igual que el español. Si lo fuera, podríamos simplemente memorizar listas de palabras y hacer una traducción directa– sin preocuparnos de la pronunciación.

Pero como sabe cada persona que se haya ido a Reino Unido o Estados Unidos, la vida real no es tan sencilla.

En cambio, tampoco soy fan de:

4. Explicaciones largas y complicadas de cosas sencillas

Muchos profesores, cuando se ponen a escribir las explicaciones, adoptan un estilo muy “catedrático” en que todo parece más complicado de lo que es.

Sienten la necesidad de usar palabras muy largas y de dar complicadas explicaciones de cosas que son, al fin y al cabo, sencillas.

Afortunadamente, ¡yo sería incapaz de hacerlo!

Con el nivel de español que tengo no puedo complicarme mucho. Tengo el certificado de nivel C2 del Instituto Cervantes, pero ni con eso podría escribir en un estilo así de complicado.

Me conformo con poder explicar las cosas de forma clara y sencilla (y dentro de lo posible, libre de errores).

Así mucha gente me dice que lo que escribo es muy fácil de entender. Lo cual me da bastante alegría: la gramática es un tema suficientemente seco (no quiero decir aburrido, exactamente) sin mi ayuda.

5. Cosas imprácticas e inútiles

Tengo una amiga que colecciona métodos de inglés, y en su casa puedo hojear muchos libros que no compraría nunca.

Siempre me choca que algunos hayan sido publicados, siendo prácticamente inútiles. Uno que me llama mucho la atención se llama Street English, y está lleno de frases que nunca oirías (ni tendrías que decir) en ninguna calle del mundo angloparlante.

Cosas como, “I would not be so bold as to say that he is guilty” o “We wish to remind the audience that smoking is not permitted in the auditorium.”

No sé de donde han sacado tales cosas–pero no son para nada el inglés coloquial que prometen en la cubierta.

Tampoco voy a ponerme a dar largas explicaciones de la historia de Inglaterra con los anglosajones y los franceses y normandos y el año 1066  y el Rey Enrique IV etc etc etc.

Para mi no tiene mucho que ver con lo que realmente necesitan mis estudiantes–aunque muchos profesores dedican mucho tiempo a cosas así.

Cómo puedes ayudar

La educación es, para mi, el mejor tipo de cambio social. Me gustaría mucho que todo el mundo supiera la verdad sobre lo que hace falta para aprender un idioma, para poder cumplir sus objetivos personales y profesionales.

Sigo siendo un chico trabajando en casa, sin un gran presupuesto para hacer llegar el conocimiento a todo el mundo. Ya estoy encantado con lo que he conseguido–millones de lectores en la web y cientos de miles de visitas a mis videos en youtube. Pero claro, hay más personas por ahí todos los días que necesitan saber algo sobre el inglés y no saben adónde ir.

Para ayudarme un poco en compartir el inglés con todos, me encantaría que compartieras mi página con tus amigos, tu familia y tus compañeros. Para eso estoy.

Si suscribes por correo, siempre hay un botón para reenviar el mensaje a otros, cosa que agradezco mucho. Puedes compartir algún video en tus redes sociales, para que lo vean tus amigos. También puedes regalar algún libro a alguien que lo necesite.

Aquí seguiré, haciendo lo mío. Queda mucho trabajo por hacer.

¡Muchas gracias por leer!

Daniel.

P.D. Si has aprendido el inglés en 7 días (o incluso en 15) quiero saberlo. También si has aprendido sin esfuerzo 🙂 O si tienes otro comentario o pregunta, estoy encantado de recibir tu correo (aunque no tengo tiempo para contestar a todos). Contáctame aquí.

Click Here to Leave a Comment Below 9 comments
0 Shares
Share via
Copy link
%d bloggers like this: